EL CASO DE ABDUCCIÓN MÁS FAMOSO DE LA HISTORIA: TRAVIS WALTON
Quienes dicen haber sido testigos o sufrido una supuesta abducción, suelen relatar el haber entrado a una sala como un laboratorio, donde los extraterrestres en las últimas décadas estarían realizando siempre los mismos experimentos. Sea cual sea el caso, tras ser retornados del secuestro algunos comentan tener alguna anomalía en su organismo, tales como la presencia de objetos metálicos dentro del cuerpo.
Otra característica es que los testigos aseguran haber sufrido un lapso importante de «tiempo perdido», es decir, que sienten una rara sensación de haber pasado un tiempo prolongado, pero no recuerdan absolutamente nada o casi nada de ese lapso transcurrido.
La abducción estaría precedida por la pérdida de la voluntad y de la conciencia. El interior de la nave a donde serían conducidos los abducidos, por lo general es descrito como una sala redonda y con cúpula, iluminada por una luz difusa que parece salir de las paredes y del piso.
Otros puntos en común serían: pesadillas reiterativas, cicatrices o marcas en el cuerpo de origen desconocido, fobias repentinas a objetos, olores o ruidos.
Lo interesante es que la mayoría de los supuestos abducidos a lo largo y ancho del planeta cuentan, sin conocerse entre sí, similares historias de los acontecimientos.
¿Y donde está el límite entre la sugestión y la realidad?
Si muchos casos pueden ser producto de delirios, alucinaciones u otras autosugestiones, no es menos cierto que la fenomenología que rodea a las abducciones, no debe ser ignorada.
A CONTINUACIÓN RELATAMOS EL CASO DE TRAVIS WALTON UNO DE LOS FAMOSOS ACAECIDOS HASTA LA FECHA.
Travis Walton fue un empleado forestal que trabajaba con un equipo de madereros en el Parque Nacional de Sitgreaves, cerca de Snowflake en Arizona. Según la historia, la noche del 5 de noviembre de 1975 Travis Walton fue abducido por un OVNI.
El caso Walton provocó un gran auge en los estusiastas del fenómeno ovni, y es uno de los casos más famosos en el tema de las abduciones por extraterrestres. El ufólogo Jerome Clark escribió que ” Pocos informes de abdución han generado tanta controversia ” como el caso Walton. Esto es además uno de pocos casos de abdución por extraterrestres con testigos oculares corroborativos. Este incidente ocurre el 5 de noviembre de 1975 cerca a Snowflake, Arizona. Walton, era un empleado forestal de 22 años. Trabajaba con un equipo de madereros en el Parque Nacional de Sitgreaves. Según la historia, esa noche Walton y cuatro miembros del equipo se trasladaban en camioneta de regreso a sus casas luego de un arduo día de labor. Cuando se encontraron con una intensa luminosidad que ellos creyeron se trataba de un incendio, pero al acercarse el objeto se veía algo parecido a un platillo flotando sobre la tierra a unos 300 metros de altura.

El extraño objeto estaba emitiendo un agudo sonido. Travis Walton salió de la camioneta y se acercó a él. Cuando estuvo bajo él, un rayo de luz apareció de pronto en la parte inferior de la nave y lo golpeó contra la tierra, dejándolo aparentemente inconsciente, luego afirmó haber experimentado una clase de choque eléctrico. Los otros cuatro hombres se espantaron y se alejaron a toda prisa en su camioneta. Horas después los esfuerzos de la policía y otros en localizarlo fueron en vano.
Aunque los leñadores reportaron el incidente a la policía y relataron el hecho tal como había sucedido la versión no logro ser lo suficientemente veraz por lo que la desaparición de Travis fue considerada como un hecho policial más que un fenómeno de naturaleza inexplicable. Las principales hipótesis apuntaban a homicidio por parte de uno de los leñadores, el cual presentaba antecedentes penales anteriores. Aunque nada se pudo comprobar con certeza, los cinco días posteriores a la desaparición de Travis Walton, fueron un verdadero infierno para el grupo. Acusados de homicidio, juzgados legal y socialmente por toda la nación y con la firme certeza que la abducción era un fraude para ocultar un crimen, son sometidos al detector de mentiras en la oficina de seguridad pública del estado de Arizona; él examinador, Cy Glison, comentó : “ lo único que les puedo decir es que pasaron la prueba “.

Al quinto día de la desaparición, Mike Rogers recibió una llamada telefónica, desde un teléfono publico, el interlocutor decía ser Travis Walton. Cuando llegaron al lugar que se mencionaba en el llamado, encontraron a Travis desnudo y semi inconsciente dentro de una cabina telefónica, apenas hablaba y se encontraba en un estado físico y psicológico muy deteriorado. Al día siguiente la policía y toda la opinión pública tuvo que retractarse sobre lo ocurrido y el caso – al menos policial y legalmente – fue desechado.
Según el relato de Walton de lo que sucedió, después de que haber sido golpeado contra la tierra, despertó en un cuarto parecido a un hospital, todo de metal. Era observado por tres extrañas criaturas con cabezas calvas de no más de un metro y medio. Luego un humano entró al cuarto. Medía aproximadamente 1,8 m de alto, con pelo castaño rubio y ojos color avellana y llevaba un casco. Sin hablar llevó a Walton a un corredor donde encontraron a otros tres humanos que pusieron una máscara de plástico sobre su cara. Walton se desmayó. La siguiente cosa que recuerda era que estaba caminando por una autopista con el platillo volador despegando hacia arriba. Sólo era capaz de recordar unas pocas horas del tiempo que desapareció.

Sobre los que investigaron e intentaron encontrar un fraude en este caso estuvo el escéptico de ovnis Philip Klass que capaz de descubrir muchas discrepancias en sus relatos. Primero las pruebas de polígrafo que les habían tomado fueron administradas de mala manera. Además, Klass dijo que Walton había fallado en una prueba anterior, no publicitada, del detector de mentiras hecha por un experto, John J. McCarthy, quien concluyó que el caso involucraba una «gran mentira».

El reporte de McCarthy concluyó que «basado en su reacción [la de Travis Walton] sobre todas las gráficas, es la opinión de este examinador que Walton, de acuerdo con los otros, está intentando perpetrar un fraude ovni, y que no ha estado en ninguna nave espacial. Klass encontró detalles interesantes del caso, de manera notable que Travis Walton, su hermano y su madre, todos creían en los fenómenos ovni, y que Walton había dicho a su madre unas semanas antes del incidente que no se preocupase si alguna vez fuera raptado -que él retornaría a salvo-. Klass también decubrió que el equipo de trabajadores, y especialmente su jefe, Mike Rogers, tuvo posiblemente un motivo económico en ayudar a tramar el engaño.
Es claro que el rapto real a bordo de la nave espacial y lo que ocurrió dentro solamente es atestiguado por Travis y no por los demás miembros del equipo de labores, quienes pudieron o no haber visto un objeto extraño en el cielo. No hay corroboración de la historia de Travis, y así permanece como un relato subjetivo..
Pero a pesar de los pro y los contras este es considerado uno de los casos de abducción más polémicos y conocidos de los últimos tiempos. En 1992 fue llevado al cine con el título “Fire in the Sky” un excelente film que recrea con muchos detalles la experiencia de Travis Walton.
Estos son los documentos de la prueba del polígrafo (originales) a la que se sometió a Travis; no pudiendo determinarse en la misma que la historia no fuese cierta


Ver Mas…………

About these ads